Áreas protegidas: Un presupuesto anual para su conservación

Áreas protegidas: Un presupuesto anual para su conservación

En los últimos años, Madagascar ha dependido cada vez más del ecoturismo con su rica biodiversidad. De hecho, la flora y la fauna desempeñan un papel importante tanto en la economía como en el sector medioambiental, incluida la promoción del turismo y de todos los viajes a Madagascar. De hecho, Madagascar cuenta actualmente con unas 47 áreas protegidas que cubren una superficie total de aproximadamente 2 millones de hectáreas, que se dividen en cuatro categorías según su especificidad: parques, parques marinos, reservas naturales y reservas especiales. Estas áreas estaban originalmente regidas por la ANGAP (Asociación Nacional para la Gestión de Áreas Protegidas), que recientemente se convirtió en Parque Nacional de Madagascar. Pero desde 2005, como parte del esfuerzo por aumentar las áreas protegidas en Madagascar, el Estado malgache, Conservación Internacional y WWF han formado una organización llamada Fundación No Gubernamental para las Áreas Protegidas y la Biodiversidad de Madagascar (FAPBM) para cuidar del financiamiento sostenible de áreas protegidas.

Esta ONG se financia con contribuciones de donantes internacionales y donaciones individuales. Actualmente, el capital de trabajo de la FAPBM se estima en 22 millones de dólares. El Parque Nacional de Masoala y Mahavavy-Kinkony fueron los primeros beneficiarios de este fondo. Además, la organización también recibe fondos del fondo de amortización, que se irá asignando gradualmente a áreas protegidas seleccionadas. Así, en 2007 se financiaron los parques de Andringitra, Ankarafantsika, Kirindy Mite, Marojejy y Tsimanampetsotsa. También se incluye la financiación procedente de los fondos de amortización de la deuda alemana del período 2007-2020, que asciende a 425.000 euros al año. Cabe señalar que para este año, los préstamos de la FAPBM rondan los $ 300.000.

El equipo de gira de Tsiky

Leave a Comment